Faltan pocos días para comenzar un año nuevo, pero las farmacias siguen padeciendo el viejo problema que ocasionan los atrasos en los pagos del PAMI.
Una deuda cercana a los DOS MIL MILLONES DE PESOS aleja cualquier alegría de los farmacéuticos por las llegadas de las fiestas y representa una amenaza para el servicio a los jubilados, pero no por falta de compromiso profesional, ni defensa corporativa, como algunos quieren mostrar, si no por simple necesidad.
Los medicamentos que se entregaron a los beneficiarios del PAMI durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, fueron pagados con recursos de los profesionales, sin que nadie los respalde.
Los que pueden, siguen adelante, pero a muchos ya les están cortando las cuentas de sus droguerías y los dejan sin reposición de medicamentos.
Ahora mismo los farmacéuticos argentinos sostienen la prestación de la obra social más importante del país con dinero de sus bolsillos.
La Industria Farmacéutica, por cuestiones comerciales o de propio beneficio, paga tarde y de manera incompleta lo que le gira el Estado.
¿A quién debemos acudir como profesionales y como ciudadanos para que esto cambie por un convenio sustentable, de perfil sanitario, con reconocimiento al trabajo profesional, que pague por medicamentos de calidad y que resguarde los recursos públicos?
A pesar de los intentos de la actual gestión del PAMI por mejorar el servicio a los jubilados, no se avanzó mucho sobre el tema medicamentos. Entre tanto, la Industria Farmacéutica sigue maltratando a las farmacias y condicionando al Estado, amparado en su condición de único y exclusivo sector capaz de producir medicamentos en gran escala.
Con este retrato de nuestra realidad, las cuatro instituciones que representamos a la farmacia argentina iremos hoy al encuentro convocado por el Director Ejecutivo del INSSJP, Dr Carlos Regazzoni.
En la ocasión, además de volver a dejar sentada nuestra postura y necesidades, tenemos la expectativa de conocer cuáles son las propuestas o alternativas que se barajan, para encontrar un camino que nos permita suscribir un nuevo convenio que contemple el bienestar de todos, pero de manera especial el de nuestras farmacias y sus pacientes.
Finalizado el encuentro, volveremos a comunicarnos para hacerles conocer el resultado de estas gestiones

s